¿Qué pasa cuando un automóvil de Rally choca en una carrera?

||||

Pocas carreras en el mundo despiertan tanta admiración como el WRC (World Rally Championship) un serial que agrega un puñado de los mejores pilotos del mundo, junto a automóviles de producción con modificaciones radicales, para enfrentar caminos en desiertos, colinas nevadas o campos llenos de grava.

Esta competición se remonta a 1973 cuándo la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) decidió crear este campeonato que se compone de 14 carreras, distribuidas en tres días de actividad, que se recorren en etapas de 15 a 25 tramos compitiendo contra reloj.

Sin embargo, algo de lo que se habla relativamente poco, es de la capacidad de los equipos que ahí compiten para salir avante de las situaciones más escalofriantes, como el ejemplo que veremos a continuación.

Stéphane Lefebvre, piloto francés perteneciente al equipo Citroën Total Abu Dhabi World Rally Team, tuvo un percance bastante aparatoso durante uno de los tramos del Rally de Polonia en el que la suspensión de su automóvil, un Citroën DS3, quedó reducida a basura, al igual que algunas partes de la carrocería como la defensa trasera, calavera y cajuela.

En otro tipo de carreras de la FIA, como por ejemplo la Fórmula 1, esto sería motivo suficiente para sacar el automóvil de la carrera, pero no en el WRC donde parte del encanto es ver en acción al grupo de mecánicos de la marca reparando estos incidentes de una manera increíble.

Imaginemos por un momento que Stéphane Lefebvre no es un piloto de Rally y que simplemente es un oficinista que colisionó con una banqueta en un mal momento de su día, provocando el mismo daño de suspensión a su DS3.

Las posibilidades de que el seguro entregue la etiqueta de pérdida total al DS3 son bastante altas y si se decidiera por arreglar el problema el tiempo de reparación en el taller, tomaría por lo menos un mes para devolver al automóvil su forma original.

Ahora regresemos al Stéphane Lefebvre que sí es piloto de profesional de Rally, en un escenario donde por lo menos seis mecánicos lo reciben en los pits para analizar la magnitud del accidente y sin perder medio minuto empiezan a desarmarlo hasta los cimientos para repararlo en tan solo 30 minutos.

Dicho trabajo es digno de admiración y pasión dándonos una muestra de que cuando se trabaja en equipo ningún obstáculo es imposible y menos cuando se repara contra reloj.

Fotografías y videos tomadas de:

YouTube: FIA World Rally Championship

YouTube: OdcinekSpecjalny