La historia de Alex Zanardi continuó en Brasil

A pocas semanas de cumplir 50 años de vida, el legado de Alessandro Zanardi no deja de crecer; de nueva cuenta, consiguió tres medallas en los Juegos Paralímpicos.

El 15 de septiembre de 2001, el doble campeón de la serie CART/Champ Car sufrió el accidente que le costó la amputación de sus dos piernas; mientras luchaba por la victoria en el óvalo de Lausitzring, Alemania, una parada por combustible en pits a 13 vueltas del final derivó en la pérdida de control de su auto y un impacto de parte de Alex Tagliani a más de 300 km/h.

Más en Motorbit: Alex Zanardi, el piloto y atleta paralímpico

Después de luchar, en las horas subsecuentes, por su vida en un hospital local, y tras casi un año de rehabilitación y adaptación al uso de prótesis, no solo hizo que el ex corredor de Fórmula 1 participara en un homenaje, año y medio después, en el que completó los 13 giros que le faltaron en la prueba, sino que no dejara la pasión por la velocidad.

Zanardi luchaba por la victoria en Lausitzring, hasta que tuvo su accidente.
Zanardi luchaba por la victoria en Lausitzring, hasta que tuvo su accidente.

SEGUNDA OPORTUNIDAD

Cada 15 de septiembre, Zanardi conmemora su “segundo cumpleaños”, o su “renacimiento”, el cual le permitió correr, de 2005 a 2009, en el Campeonato Mundial de Autos Turismo de la FIA (WTCC), ganando cuatro carreras y subiendo al pódium en 10 ocasiones.

El año pasado disputó las “24 Horas de Spa-Francorchamps”, terminando en el lugar 25 en una parrilla de 58 vehículos, y en la que se mantuvo en los primeros sitos hasta que una falla mecánica en su BMW Z4 GT3 lo retrasó en el orden; un pedal de freno y un volante fueron diseñados exclusivamente para él.

Incluso, año con año surgen los rumores de una posible aparición en las “500 Millas de Indianapolis” de la IndyCar, la cual nunca corrió en sus años de dominio en Estados Unidos.

Zanardi regresó a las competencias en 2005, ganando en múltiples ocasiones en el WTCC con equipos de BMW.
Zanardi regresó a las competencias en 2005, ganando en múltiples ocasiones en el WTCC con equipos de BMW.

ZANARDI SE VOLVIÓ DORADO

Pero su inspiradora historia radica en otro tipo de vehículos con ruedas: las bicicletas de mano. En los últimos nueve años ha participado en diferentes torneos de esta especialidad, ganando los Maratones de Venecia en 2009, Roma en 2010 y Nueva York en 2011.

Más en Motorbit: Latinos se destacan en las divisiones de IndyCar

Así llegó Londres 2012, su primera participación en Juegos Paralímpicos, en la que logró dos medallas de oro, en pruebas Contrarreloj y Carrera de Ciclismo de Ruta H4, y una de plata, en Relevo por Equipos H1-4 de la misma disciplina. Las pruebas se celebraron en Brands Hatch, pista en la que corrió a principios de los años 90, como parte de la Formula 3000, entonces antesala de la F1.

Después fue el turno de Rio 2016, donde tuvo una hazaña casi idéntica. Después de una lucha muy reñida contra el australiano Stuart Tripp, Zanardi venció en Contrarreloj H5 por 2.7 segundos de diferencia y, aunque se quedó con la plata en la Carrera de Ruta, también en un intenso duelo contra el sudafricano Ernst Van Dyk, se adjudicó el oro en el Relevo por Equipos Mixto H2-5.

Zanardi - La bicicleta de mano se ha convertido en su impulso desde hace nueve años.
La bicicleta de mano se ha convertido en su impulso desde hace nueve años.

«Es fantástico. Mi vida de ahora evidencia que no todo es blanco o negro. Incluso mi accidente se ha convertido en la oportunidad más grande de mi vida», añadió a los medios presentes durante la semana.

Más en Motorbit: Algunos de los pilotos más exitosos de IndyCar

Como si el destino lo hubiera planeado, esto ocurrió en la semana del 15 aniversario de su accidente en Alemania. Además, los Juegos se celebraron en un lugar donde solía haber una pista de carreras para la F1 y la CART/IndyCar, en la que logró su primera pole position en 1996 y finalizó segundo en 1998, tras una espectacular lucha con el canadiense Greg Moore, fallecido al año siguiente en un accidente en Fontana, California.

EL FUTURO

Después de expresar que tanto él como algunos compatriotas de la delegación italiana se sentían lo suficientemente jóvenes para participar en la justa de Tokio en 2020, lo cierto es que Alex Zanardi no deja de ser uno de los ejemplos de vida más increíbles de las ultimas dos décadas, ya sea por la perseverancia ante las adversidades más extremas como porque es una historia de éxito. Más, cuando los fanáticos del deporte admiraron su éxito y celebraciones en las pistas.

Ahora, la pregunta no es si habrá algún otro capítulo por escribir en su historia, sino cuándo lo escribirá.

CUÉNTANOS…
¿Qué piensas de la inspiradora historia de Zanardi?
¿Crees que el italiano compita en el futuro en la Indy 500
?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*