“El coche autónomo está mucho más cerca de lo que pensamos”

Hablamos con Sergio Díez, fundador del blog Movilidad Conectada y Responsable de Ingeniería de Producto en Renault España, para preguntarle sobre un tema que se ha vuelto ‘omnipresente’ en los medios especializados: los coches conectados.

Hola Sergio, ¿cómo estás? Es un placer tener en Motorbit para hablar sobre este apasionante tema

Hola, muchas gracias por a vosotros por invitarme. Un gusto.

Últimamente da la impresión de que las noticias sobre coches autónomos son cada vez más frecuentes. ¿Qué está ocurriendo en el sector? ¿Hacia dónde estamos evolucionando?

Actualmente existe una transformación digital que ha llegado al sector del automóvil. El sector está transformándose, pero no solo porque ya disponemos de una tecnología avanzada que lo permite, sino porque en la sociedad existe una necesidad muy grande de transformación.

La movilidad actual no está adaptada a las necesidades de las personas. Los coches están infrautilizados. De hecho, el tiempo medio que pasamos utilizando un vehículo es solo el 4% del tiempo total.

La movilidad de las ciudades tal y como la conocemos consume mucho tiempo, supone perder muchas horas al año. Pero no solo eso, también es peligrosa. Cada día fallecen 3,500 personas a causa de accidentes de tránsito en el mundo. Y un dato más; el 45% de la producción total de petróleo en el mundo está destinada al transporte de vehículos.

Resumiendo, el sistema de movilidad actual es caro, es estresante, poluciona muchísimo y además pagas por algo que la mayoría del tiempo no utilizas.

Por otro lado estamos en una sociedad cada vez más sensible a los temas medioambientales, más consciente al tema de la polución, más exigente y más crítica con los productos y servicios que adquieren. Es una sociedad a la que no le da miedo expresarse. Por todos estos motivos, la forma de transportarnos va a cambiar.

¿Podrías explicarnos a grandes rasgos qué es la movilidad conectada?

Si buscamos definirlo de una forma sencilla, la movilidad conectada es la tecnología que permite que los vehículos estén conectados a Internet, a los demás vehículos y a la infraestructura urbana de forma que sea capaz de aprovechar la información que esto genera para tomar decisiones que mejoren la experiencia de movilidad.

Esto puede parecer un poco futurista, pero actualmente estamos ya dando los primeros pasos hacia la movilidad conectada. De hecho, para el 2020, el 50% de los coches que salgan de fábrica tendrán capacidad de conectarse y de ‘ver’ lo que les rodea.

Por supuesto, la expresión máxima del coche conectado es el coche totalmente autónomo, capaz de utilizar la información e interpretarla para conducir solo de una forma segura. Con este tipo de vehículos se logrará la eficiencia máxima en términos de tiempo, consumo y seguridad.

coches conectados

¿En qué punto estamos? ¿Qué beneficios tiene esta tecnología para el que se compra un coche hoy día?

Hoy ya existe tecnología que ha mejorado el nivel de seguridad. Sistemas que te alertan de los peligros que pueden surgir alrededor o sistemas con cierto nivel de asistencia a la conducción capaces de tomar decisiones de una forma más eficaz que el conductor, por ejemplo en caso de una frenada de emergencia.

También disfrutamos ya de ventajas en cuanto a consumo; muchos coches modernos ya ofrecen recomendaciones para consumir menos, cuándo cambiar de marcha, etc.

Además existen soluciones para no tener que comprarte un coche como el car sharing, el car pooling, los taxis compartidos o las soluciones de movilidad multimodal que te permiten combinar diferentes medios de transporte.

¿Cuándo veremos vehículos 100% autónomos?

Prácticamente todas las marcas están a tope por alcanzar el coche autónomo. Hay una guerra por ser los primeros en llegar. Tesla no es la única. Hace un marketing muy bueno, pero todas las marcas están apostando por ello.

Es cierto que a final de 2018 Tesla ya pretenden vender coches autónomos de forma masiva, pero en realidad son vehículos semiautónomos. Para ser 100% autónomo necesitas un aprendizaje y eso conlleva mucha experiencia y tiempo de rodaje.

Pero no solo ellos; existen muchas startups enfocadas en esta carrera. Hay nuevos ‘players’, empresas en Asia, en Estados Unidos, en Europa que ya tienen en la calle prototipos de coches autónomos que son experimentales. Una startup de Singapur, por ejemplo, lanzó uno en junio. Otros ejemplos podrían ser 2getthere, CityMobil, Robot Taxi o GATEway.

En cuanto a las marcas generalistas, unas han anunciado que lanzarán los primeros vehículos autónomos en 2020 y otras en 2025, como es el caso de Renault.

Hay un interés generalizado en alcanzar esta tecnología y es un bien muy potente a nivel social. Por eso ir en contra de este cambio es muy difícil. El coche autónomo está mucho más cerca de lo que pensamos. Hay un gran interés y grandes inversiones, y las fechas se van acortando.

Eso sí, hay que tener en cuenta que existen distintos niveles de autonomía. En 2020 alcanzaremos el nivel 3, donde el vehículo sabrá interpretar lo que ve y podrás darle ciertas indicaciones como adelantar solo o mantener la velocidad.

coches conectados

En el nivel 4 (que podremos alcanzarlo en 2025) estaremos sentados frente al volante pero podremos circular sin manos e incluso ir con los ojos cerrados, pero aún será necesaria la presencia de una persona dentro del auto. El nivel 5 es el máximo nivel de autonomía. En este nivel no serán necesarios ni volantes, ni pedales, ni será necesario que haya una persona dentro del vehículo para que este circule.

¿Necesitamos un aprendizaje como sociedad para aceptar el coche autónomo?

Desde el punto de vista de sociedad creo que habrá una experiencia mixta. Si puedes evitar el recorrido al trabajo todos los días y evitar los atascos, ahí la gente pedirá coches autónomos. Es decir se pedirá utilizar en el día a día de una ciudad. Incluso podrás pagar una tarifa plana de movilidad autónoma y podrás ir solo o acompañado compartiendo un coche autónomo con un límite de kilómetros al mes (algo así como una tarifa de datos de Internet o de llamadas).

Otra cosa es la experiencia en carretera. Conducir es algo muy arraigado. Deberán pasar generaciones para que se pierda eso. A mucha gente le gusta conducir. Por eso la experiencia autónoma tendrá mejor acogida en las ciudades y en trayectos largos en autopista.

Los viajes por carretera seguirán siendo una experiencia donde la persona tendrá mucho que decir. Además a nivel de inteligencia artificial no estamos preparados todavía para carreteras secundarias donde no hay tanta señalización, etc. Las ciudades y las autopistas van a ser lo primero.

Creo que la gente va a confiar en los coches autónomos en ciudad o en autopista con relativa seguridad. Por supuesto habrá una curva de asimilación, será algo que ocurra poco a poco , pero la gente lo verá como un cambio positivo.

El caso del accidente de Tesla o los ataques informáticos hacen que la gente se pregunte sobre la seguridad de estos vehículos. ¿Crees que será un problema en el futuro?

El coche va a ser una pantalla más (además del smartphone, el ordenador o la tablet) y hay que distinguir entre dos tipos de ciberseguridad. Una cosa es la parte de información que se puede obtener del vehículo y otra del software del coche, pero no creo que vaya a haber más problemas que los actuales.

La información que recopile el auto puede ser útil desde el punto de vista de las aseguradoras (para ofrecer tarifas más o menos ajustadas según el perfil de cada conductor) o desde el punto de vista de los impuestos de circulación, multas, etc.

Otra cosa es cuando hablamos de seguridad para evitar que un ‘hacker’ pueda acceder a tu vehículo para manipularlo. Pero va a haber una seguridad muy potente por parte de los fabricantes y las barreras de protección ante estos posibles ataques serán cada vez más altas. Hay que quitarle hierro al tema. Se pondrán soluciones tanto por parte de los constructores como a nivel de legislación.

¿Qué nuevas oportunidades presenta esta panorama para jóvenes profesionales o startups tecnológicas?

coches conectados

La transformación digital del sector trae muchas oportunidades para gente que quiera lanzar proyectos tecnológicos. Los fabricantes tradicionales están invirtiendo en este tipo de empresas, estamos viendo muchos casos.

Con la gran velocidad a la que se está evolucionando, las grandes empresas automotrices son incapaces de generar la innovación que se requiere. Y es una innovación que van a necesitar para vender coches. Una tecnología diferenciadora es lo que les va a permitir permanecer y competir en el sector.

Por este motivo hay mucha ansiedad e inquietud para alcanzar esa innovación y para ello tienes que abrir las puertas para buscarla fuera (el concepto se llama ‘open innovation’). En algunos casos encuentran esa innovación en sus proveedores, pero muchas la mayoría de las veces viene de startups.

Los fabricantes están haciendo grandes esfuerzos para construir canales de innovación abierta y permitir que startups ‘les llamen a la puerta’ a través de un canal preestablecido para que puedan integrarse dentro de la empresa.

La que lleva más ventaja en este caso es BMW. Ellos ya cuenta con BMW iVentures, una corporativa con capital de BMW, que apuesta por colaboraciones con startups. De hecho hace poco han anunciado que van a duplicar la inversión prevista de 500 a 1,000 millones.

Además, otra forma que tienen las grandes empresas de hacer open innovation es estar allí donde se generan más avances; en Silicon Valley, en Tel Aviv, Singapur, etc. Dentro de América Latina México es uno de los mejores lugares para emprender.

Los fabricantes buscan gente emprendedora y tecnológica porque el sector necesita emprendimiento. Se está animando a la gente a que lance proyectos innovadores.

Movilidad Conectada es una web de referencia en Español con insights sobre movilidad conectada dirigida especialmente a emprendedores del sector.

Cuéntanos…

¿Contratarías un servicio de movilidad autónomo en lugar de manejar tu propio auto?

¿Crees que esta tecnología está tan cerca cómo dicen?