El Cadillac que transportó a “Green Book” rumbo al Oscar

Fue sin duda una de las máximas sorpresas de la noche. Mientras unos apostaban por “Roma”, del mexicano Alfonso Cuarón, otros tenían a “La favorita” como la posible ganadora, pero no. El mundo del cine de cimbró cuando Julia Roberts anunció que el Oscar a la Mejor Película era para Green Book, una cinta que además de tener como protagonistas a Viggo Mortensen y Mahershala Ali, éste último ganador de una estatuilla anoche como Mejor Actor de Reparto, también tuvo a un notable actor sobre ruedas: un Cadillac DeVille.

Este imponente sedán fue en el encargado de llevar a Don Shirley (Mahershala Ali) a una gira de ocho semanas por varios puntos de Estados Unidos, siendo el conductor del Cadillac Frank “Tony Lip” Vallelonga (Viggo Mortensen) y para adentrarnos un poco en este vehículo, se trata de un DeVille 1962 color turquesa.

De hecho, fueron tres los autos que se usaron para el rodaje de la cinta, siendo la firma Dirty White Boy Picture Cars la encargada de suministrar los coches.

En declaraciones recogidas por Car and Driver, Jeff Hess, propietario de la firma, señaló que en un principio la producción de la película buscaba DeVille coupé aunque pronto cambiaron de opinión pues al usar la carrocería sedán dotaría de más espacio interior para poder hacer las filmaciones dentro de la cabina, que vaya que fueron muchas a lo largo de la historia.

La historia del Cadillac DeVille

La primera generación de este auto norteamericano salió a la luz en 1950 y de hecho duró poco, pues la automotriz estadounidense bien pronto actualizó al DeVille, pues para 1961 presentó la segunda generación que es la del auto de la película dirigida por Peter Farrelly.

Bajo el cofre este DeVille en aquellos años montaba dos opciones motrices, ambas V8, uno de 6.4 Litros y otro de 7.0 de 390 y 429 centímetros cúbicos, respectivamente.

A lo largo de su historia se produjeron ocho generaciones del DeVille, siendo la última en 2000 y que duró cinco años en el mercado luego de que en 2005 Cadillac optó por sacar del mercado a este vehículo que a muchos nos robó el corazón al ver “Green Book”.