¿Tener o no tener un auto?

Las opciones de movilización en la ciudad son escasas: automóvil privado o transporte público. Ambas, acarrean beneficios e inconvenientes para los usuarios, dependiendo sus preferencias.

Conductores alterados vs. Buses atiborrados. Tráfico vs. Horarios municipales incumplidos. Tarifas de parqueadero vs. Tarifa por viaje. ¿Comprar un auto o continuar siendo un usuario del transporte público? Los factores a considerar para esta elección son múltiples y dependen del estilo de vida, individual o familiar, y el nivel personal de tolerancia.

Tener un auto

Lo provechoso

Adquirir un automóvil, en Ecuador, definitivamente significa comodidad. No más horarios ni paradas arbitrarias del transporte público, tubos pegajosos de sudor, asientos precalentados por otros usuarios, poca ventilación, malos olores, suciedad e incomodidad.

Más en Motorbit: Temor de los padres cuando los hijos usan transporte público

Para los usuarios que llevan niños consigo, el alivio es aún mayor. Movilizarse en transporte público con un niño en brazos puede convertirse en un ejercicio de equilibrio corporal y una prueba de paciencia; cuando los asientos destinados para padres con bebés, mujeres embarazadas, personas discapacitadas o de la tercera edad son ocupados por veinteañeros que no se moverán. Un automóvil ahorra este disgusto y el dinero del taxi, si es que opta por uno. Pues, un auto es una inversión para un espacio privado y personalizado.

tener un auto
Fotografía: Thalia Noboa

Si bien la privacidad de un carro no escapa de los riesgos de la ciudad, los disminuye. Los robos todavía son una posibilidad. Pero el conductor, a diferencia del pasajero, no está expuesto a un espacio compartido donde otros discretamente meten sus manos en bolsillos ajenos, cortan mochilas para sacar objetos de valor, o arranchan carteras. Las probabilidades al caminar por la calle son similares, o quizá más violentas, al enfrentarse a un asalto a mano armada.

El conductor de un carro también es proclive a la delincuencia, es cierto, pero el automóvil comprende un espacio controlado únicamente por el conductor y el resto de pasajeros. Las mujeres y niñas, por ejemplo, son menos propensas a los abusos físicos y verbales que acontecen con tanta frecuencia en el transporte o la vía pública. Menos contingencias, más seguridad.

El abuso sexual en el transporte público es reincidente. Frente a ello, el Municipio de Quito implementó cabinas de denuncia en las paradas de Quitumbe, El Recreo, La Marín, Río Coca y La Y; las cabinas “Cuéntame”. Muchos casos, sin embargo, quedan sin registrar por miedo, desaliento, obstáculos institucionales y desconocimiento de esta iniciativa. De acuerdo con las investigaciones (2014) de la Concejala Daniela Chacón Arias, el 67% de las mujeres no denunciaba los hechos de violencia sexual que les ocurrían en el transporte público. Desde el inicio de cabinas “Cuéntame” en el 2014, se han sentenciado once denuncias; dos ellas con resoluciones penales (seis años y medio en prisión). 

tener un auto
Fotografía: Thalia Noboa

El automóvil, además, significa independencia. Movilización de lunes a domingo, desde la primera hasta la última hora del día – salvo las jornadas con Pico y Placa-.La persona, o la familia, está sujeta a su propio horario, ajena a la organización – o desorganización- de terceros. Si el bus se atrasa o no se detiene en la parada que corresponde, ya no importa. Con auto, la persona se traslada cómoda, segura y a su propio tiempo.

Más en Motorbit: Los 6 autos familiares más económicos del Ecuador

Lo desventajoso

Conducir un carro también conlleva eventualidades y peripecias. Tráfico, accidentes y gastos. El tráfico despierta estrés, propicia la impuntualidad y produce caos.

tener un auto
Fotografía: Thalia Noboa

Los conductores alterados: los insultos, las intromisiones, el ruido, las impertinencias. No faltarán. El irrespeto a las normas de tránsito, y los consecuentes accidentes, tampoco. Los nuevos desembolsos financieros formarán parte del presupuesto y  los gastos comprenderán también tarifas de parqueaderos y revisiones mecánicas periódicas. Multas, reparaciones, “kilometrajes” y horas de estacionamiento se sumarán a la factura mensual. Y juntos, los valores, serán significativamente más elevados que los centavos que cuesta cada viaje en transporte público. Es el precio de la comodidad, la privacidad y la seguridad.

Más en Motorbit: ¿Viaje en auto? Estos accesorios son perfectos para tu familia

Considerando lo dicho, coméntanos, ¿prefieres tener un auto para ti y tu familia?

BANNER FINANCIAMIENTO EN LÍNEA