Así es el nuevo Mazda 2 – 2015.

Por fin se conoce todos los detalles del nuevo Mazda 2 – 2015, la apuesta de la marca para el segmento B (el de los utilitarios), que representa un 22% de las ventas totales de turismos en Europa y en el que existe una gran competencia.

Recoge todas las pautas marcadas por el Mazda Hazumi Concept, si bien esto no es una sorpresa ya que la marca ya nos había adelantado imágenes de Mazda Demio, el Mazda 2 para el mercado japonés. El lenguaje de diseño KODO que ya impera en el resto de productos de la marca se ha trasladado de modo muy eficaz, creando un coche que se sale de la pauta del segmento. Lo vemos en detalles como los pilares A, desplazados 80 mm hacia atrás al tiempo que mantienen la altura prácticamente inalterada. La parrilla forntal en forma de ala, las ópticas con cuatro lámparas LED y de forma de ojos de felino lo unen al resto de la gama.

Mazda también cuenta que estará disponible en diez colores de carrocería, con llantas de aleación de 15 y 16 pulgadas o con llantas de acero de 15 pulgadas. Se observa también una gran distancia entre ejes, con voladizos más cortos, que anuncia un mayor espacio para los ocupantes y para el motor… además de mejorar la estabilidad y la seguridad pasiva.

En el interior se ha apostado por crear un auto más cómodo y ergonómico. También parece que se ha aumentado la ya buena calidad de acabados y de materiales (habrá cinco tipos de tapicería, incluyendo el interior en cuero blanco de las fotografías). Mazda anuncia más espacio para los hombros en los asientos delanteros y con una consola central más ancha; además, más hueco para las rodillas y las piernas en las plazas traseras.

Dentro del apartado de equipamiento, destaca la pantalla de 7 pulgadas (opcional), situada sobre el salpicadero, encima de la consola central (con funcionalidad de información y entretenimiento). Puede manejarse desde el mando HMI optimizado de la consola, mediante control por voz o táctil. Otro extra muy interesante es la pantalla Head Up Display (novedad en el segmento), que presenta los datos de conducción más importantes en el campo de visión frontal del conductor, sobre un plástico transparente.

No faltará tampoco el MZD Connect, el sistema de conectividad de a bordo de Mazda, compatible con teléfonos iPhone y Android, que proporciona acceso a una gran variedad de contenidos móviles gratuitos (miles de emisoras y servicios personalizados basados en la ubicación, actualizaciones de Twitter y Facebook, aplicaciones de Mazda, seguimiento del consumo de combustible)… Y todo puede manejarse mediante el mando HMI o por voz. También se ha mejorado la eficiencia del climatizador… y el sistema de navegación.

Mazda hace hincapié también en las mejoras de seguridad pasiva (control de ángulo muerto. sistema de asistencia a la frenada en ciudad (actúa a velocidades entre 4 y 30 km/h, y rena automáticamente el vehículo si detecta una colisión frontal inminente), sistema de alerta de cambio de carril sistema de control de luces de largo alcance, además de contar de serie con ABS con EBD (Distribución electrónica de la frenada), Asistencia a la frenada (EBA), DSC (Control de estabilidad) y TCS (Control de tracción).

También hay mejoras en el apartado de seguridad activa, como la carrocería más resistente, estructura en forma de jaula del habitáculo, airbags frontales, laterales y de cortina adaptados a las dimensiones del habitáculo, cinturones de seguridad equipados con pretensores y limitadores de carga en las plazas delanteras y traseras, interior con compoenentes que absorben mejor los impactos, protección de peatones en caso de atropello…

Un apartado en el que Mazda siempre destaca sobre el resto de fabricantes es por sus grupos motrices, apartados de las tendencias imperantes… pero que son capaces de mantener consumos a raya. A la tecnología Skyactiv se unen nuevas versiones de sus transmisiones manuales y automáticas adaptadas a un modelo urbano, con un avanzado sistema de corte de ralentí i-stop de Mazda. En algunos modelos se ofrece también el freno regenerativo i-ELOOP.

Estas son sus mecánicas:

. 1.5 l. SKYACTIV-D.

Este propulsor diésel common rail tiene una relación de compresión de 14,8:1, excepcionalmente baja, gracias a una nueva cámara de combustión y nuevo sistema de inyección para reducir las pérdidas por enfriamiento. Monta un turbocompresor compacto de geometría variable y alta eficiencia. Rinde 105 CV (77 kW) a 4.000 rpm y 220 Nm entre 1.400 y 3.200 rpm. Y su consumo medio homologado es de 3,4 l/100 km, con unas emisiones de 89 g/km (con cambio manual de seis velocidades). Cumple la normativa de emisiones Euro 6.

. 1.5 l. SKYACTIV-G.

Se trata de un motor de gasolina de inyección directa… atmosférico, de baja resistencia mecánica y relación de compresión de 14:1, en la mayoría de versiones. Se ha rediseñado el sistema de escape y mejorado las propiedades de atomización del combustible, para funcionar con una alta relación de compresión y evitar la detonación, mejorando el consumo de combustible con el motor en frío. Hay tres versiones disponibles (todas cumplen la normativa de emisiones Euro 6):

  1. SKYACTIV-G 1.5 (115 CV): Rinde 115 CV (85 kW) a 6.000 rpm y 148 Nm a 4.000 rpm. Anuncia un consumo de combustible de 4,9 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 115 g/km (con cambio manual de seis velocidades y i-ELOOP.
  2. SKYACTIV-G 1.5 (90 CV): Tiene 90 CV (66 kW) de potencia a 6.000 rpm y 148 Nm a 4.000 rpm. Su consumo homologado y emisiones es de 4,5 l/100 km y 105 g/km (con cambio manual de cinco velocidades) y de 4,8 l / 100 km y 112 g/km (con cambio automático de seis velocidades)
  3. SKYACTIV-G 1.5 (75 CV): Entrega 75 CV (55 kW ) a 6.000 rpm y 135 Nm a 3.800 rpm. Anuncia un consumo de 4,7 l / 100 km y 110 g/km (con ca
    mbio manual de cinco velocidades).


Los consumos tan bajos se complementan con una promesa de tacto refinado y deportivo (al tiempo que se mejora la maniobrabilidad a bajas velocidades). Se ha logrado gracias a las mejoras en a dirección, suspensiones más rígidas y ligeras, con una geometría optimizada y con nuevos amortiguadores que contribuyen a una marcha más suave, un nuevo sistema de frenos…

Asimismo, la carrocería es más ligera que el modelo anterior, pero también más robusta gracias al empleo de aceros ligeros de resistencia alta y ultraalta (65% de la carrocería, en comparación con el 53% anterior). Eso aumenta la rigidez torsional en un 22%, si bien el peso de la carrocería es un 7% menor. Unido a las mejoras aerodiámicas (que garantizan baja sonoridad interior).

Vía: Coches, Mazda – D.M.