6 cosas que debes comprobar periódicamente en tu auto

Nota relacionada: Repuestos originales o alternativos: ¿Me dejo “seducir” por la calidad o el precio?

Aunque no seamos mecánicos que deban desmontar el motor con los ojos cerrados ni vayamos a hurgar en la mecánica que hay bajo la tapa del capó, conocer qué debemos comprobar periódicamente puede hacer que nuestro coche dure y no acabemos ningún viaje subidos en una grúa. Son comprobaciones básicas, que apenas requieren unos minutos y pueden hacerse sin ningún utillaje. Basta con tener el auto aparcado en un terreno llano y con el motor frío para poder verificar el estado de cada uno de los fluidos vitales.

imagegallery-44397-54f716cd22204

Aceite

Es la auténtica sangre del motor. Si hubiera poco o demasiado, podría sufrir un ‘infarto’ en forma de gripaje al no haber una lubricación entre las piezas móviles del motor. Si tuvieras que añadir, el tapón suele ser amarillo, tener letras amarillas, incluir la palabra OIL o el dibujo de una aceitera.

Refrigerante

Complementa el trabajo del lubricante rebajando la temperatura del motor. Se encuentra en un recipiente plástico transparente con un tapón de plástico negro. Si tienes que comprobar su nivel en caliente, ¡CUIDADO!. Agarra el tapón con un trapo, protégete de posibles salpicaduras y ábrelo muy despacio.

Lavaparabrisas

Un tapón azul, el color del agua, suele identificar al líquido del lavaparabrisas. Es el menos preocupante si su nivel está bajo, pero tampoco abuses de añadir agua.

Líquido de frenos

Aunque probablemente nunca vayas a tener que añadir. De cualquier modo, el nivel también debe estar entre el mínimo y el máximo. Un tapón generalmente negro, con un emblema de un disco y sendas líneas circulares a su alrededor lo identifican.

Líquido de dirección

Los automóviles más modernos, con direcciones de asistencia eléctrica carecen de circuito hidráulico, como tampoco lo tienen los coches más veteranos sin dirección asistida.

Batería

En algunos automóviles no se encuentra en el vano motor sino en el maletero. Las hay sin mantenimiento, pero en otras es bueno comprobar su nivel y, en ocasiones, tener que añadir agua destilada. Se la reconoce por contar con una lámina alargada de plástico bajo la que se encuentran los orificios o tapones independientes.

En todo caso, si tienes dudas sobre qué hacer en cualquiera de estos casos, lo más recomendable es revisar el manual del usuario o catálogo del auto, que de seguro encontrará la solución indicada para cada uno de estos elemento indispensables para su buen desempeño.

Nota relacionada: Frenos de tambor y de disco: ¿Cómo funcionan?

Fuente: autopista – D.M.