En 1997 la idea de tener un auto que utilizara un motor eléctrico junto al de gasolina todavía sonaba a cosa del futuro. Los vehículos eléctricos han existido desde la creación misma del automóvil, pero los motores de combustión eran mucho más eficientes en cuanto a la cantidad de energía que producían con tan poco combustible.