¿El Turismo Nacional debe decidir un camino?

Emanuel Moriatis sigue liderando el campeonato de Turismo Nacional Clase 3 con un Ford Focus cargado de kilos. Juan Marcos Angelini ganó por primera vez con el VW Vento, un auto de un segmento diferente, que marca tendencia.


Con la llegada del Volkswagen Vento a la Clase 3, el Campeonato Argentino de Turismo Nacional incorporó en 2015, un nuevo modelo al segmento de autos grandes en su parque. Ya estaban el Mitsubishi Lancer, Fiat Línea, Honda Civic y Chevrolet Cruze desde hace un tiempo, y este año se sumó también Citroën con el C4 Lounge, confirmando la tendencia a buscar autos de tres volúmenes, en contraste con los Hatchback que la categoría traía como tradicional imagen de sus autos.

Sin embargo, el auto a vencer de la Clase 3 esta temporada parece ser el Ford Focus de dos volúmenes, que tiene en Emanuel Moriatis a su mejor representante, y sigue sumando seguidores, muchos de ellos dejando el Focus con baúl para regresar al “sin cola”.

Más en Motorbit: Grandes Mecenas del automovilismo

Turismo Nacional
El Peugeot 308, Campeón defensor de los autos de dos cuerpos.

En el medio de este camino de transición quedó Peugeot, con el 308 que parece estar alcanzando un “techo” de desarrollo, o chocando con el impedimento de poder correr en similares condiciones con sus rivales, acaso por sus dimensiones. Y solitarios quedaron el Alfa Romeo 147 de Guillermo D’Aguanno y el Seat León de Leandro Carducci.

El domingo pasado en San Luís, la victoria de Juan Marcos Angelini con el VW Vento de fue muy clara, marcando un posible camino que habrá que considerar con el paso de más carreras, en otro tipo de circuitos, menos veloces también. Es que el problema que tenía el Vento era la fragilidad de sus motores, y se ha resuelto por parte de la categoría autorizando la utilización del block 2,5 litros del modelo diesel, que puede ser reducido a 2000 cm3 manteniendo una fortaleza estructural que no podían lograr con el motor 1.8 anterior que debían agrandar.

En camino está el Toyota Corolla, otro auto que tiene baúl, y que seguirá marcando esa tendencia hacia autos más voluminosos de la Clase 3.

Coincidiendo con esta tendencia, para el campeonato 2016 se modificó la reglamentación respecto a los kilos de lastre que se cargan por resultados en pista. Hasta el año pasado se cargaban y descargaban según el resultado en la carrera anterior, pero este año se dejan fijos, entonces hay dos situaciones que advertir.

Más en Motorbit: Prepárate para el Gran Premio de Rusia

Turismo Nacional
Fabián Pisandelli, uno de los que por ahora carga pocos kilos y sigue arriba en la tabla.

La primera es que quiénes ganen (condición no obligatoria para ser campeón) se cargan de kilos al comienzo de la temporada y deben correr arrastrando lastre hasta que sus rivales los alcancen para pretender aspirar a posiciones de vanguardia. Lo que ocurre es que siempre habrá autos livianos que pueden aparecer y “molestar”.

La segunda cuestión es que algunos pilotos suman puntos sin llegar en las posiciones que más castigan de kilos a los autos, y especulan con intentar ganar sólo cuando la chance es muy clara y concreta, sino, prefieren terminar algo más atrás. Los casos de Fabián Pisandelli y Julián Santero son un ejemplo. Si bien están lejos en puntos, tienen 30 y 45 Kg menos que Emanuel Moriatis y Leonel Pernía, que lideran la tabla con 55Kg y ya no pudieron ser tan rápidos en San Luis.

Más en Motorbit: Rally Dakar 2017: largada en Paraguay, llegada en Argentina

Turismo Nacional
Leonel Pernía, pelea el título con el Fiat Línea.

Sólo el devenir del campeonato demostrará si fue un acierto dejar fijos los kilos o no, y la elección de las pistas será clave. Los kilos se sienten en circuitos trabados, donde hay que acelerar desde abajo varias veces. Pero no ir a esas pistas no es bueno, porque entonces los autos sin baúl serán los que pierdan protagonismo frente a los sedanes de tres volúmenes. El tiempo dirá.