DMC-12, el auto que volverá en el futuro

Para todos los que amamos las fantásticas historias de Steven Spielberg, fue la mejor de las fortunas que el genio de la pantalla plateada volteara su atención hacia los viajes en el tiempo. A la postre, éste le daría la razón cuando produjo la saga de “Volver al futuro” frenada en tres entregas multimillonarias por el padecimiento de su protagonista Michael J. Fox que desarrolló Alzheimer.

Más en Motorbit: ¿Qué quiero tener, más caballos o mejor torque?

Aun así, esta saga dio paso a uno de los autos más legendarios de la historia del cine: el DMC-12, de la firma DeLorean, fundada en 1976 por John DeLorean y el ex ingeniero en jefe de Pontiac William T. Collins.

dmc-12

DETALLES TÉCNICOS

¿Quién no recuerda las los desvaríos del Doctor Emmet Brown y Marty McFly a bordo de su mítica máquina del tiempo? El DeLorean DMC-12 (llamado así porque originalmente saldría al mercado en 12,000 dólares) era un auto propulsado por un motor trasero PRV V6 de 2.8 lts. y 130 hp, con sistema Bosch K- Jetronic derivado de un diseño de Volvo.

Estaba acoplado a una transmisión automática de tres velocidades o manual de cinco, visualizado sobre un chasis ERM (Elastic Reservoir Moulding), tecnología nunca antes probada en un auto y que a la postre resultó no ser apta para la producción en línea, desechando la idea por completo.

Más en Motorbit: MINI convertible abre el toldo en territorio mexicano

Con suspensión independiente en las cuatro ruedas, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y frenos de disco asistidos en las cuatro ruedas, el diseño original nunca pudo desarrollar más allá de 209 km/h.

LA EXTRAÑA HISTORIA

Rodeado de una peculiar historia, el DMC-12 comenzó su historia en su planta de Dunmurry, Irlanda del norte, en donde para ilustrar el momento histórico, existía una puerta para el acceso de los obreros católicos y otra más para los protestantes.

A pesar de estar programada para 1973, esta máquina del tiempo cuya carrocería fue producto de la mente del diseñador italiano Goirgrtto Guigiaro estuvo lista para su producción en línea hasta 1978 pero por problemas de ingeniería y exceso de gasto en el presupuesto se retrasó su construcción hasta 1981.

dmc-12

Las disputas religiosas y el fuerte desempleo obligaron a obreros sin ninguna preparación a apartar sus diferencias para dar paso a la materialización del sueño, y en 1982 la mítica máquina del tiempo de Steven Spielberg y Robert Zemeckis forrada con su distintiva carrocería de acero inoxidable sin pintura, fijada en una estructura monobloque de fibra de vidrio reforzado heredada del Lotus Spirit, se vendía en los concesionarios con una garantía de 12 meses y un contrato de servicio disponible por 5 años y 50,000 millas. Finalmente, salió al mercado en 25,000 dólares.

El gusto duró poco porque ante tan peculiar historia, el 24 de diciembre de 1982 fue ensamblada la última unidad del DMC-12; la DeLorean Motor Company fue declarada en quiebra luego de que John De Lorean fuera detenido con cargos por tráfico de droga, se comprobó su inocencia, pero el episodio provocó el “takeover” de la firma por parte de Consolidated Internacional (ahora Big Lots) y todas las piezas en fábrica e inventarios aún en poder de los proveedores fueron enviadas a Columbus, Ohio en donde fueron vendidas por otra compañía para resarcir el daño a los compradores insatisfechos.

Más en Motorbit: Conoce la nueva cara del Ford Fusion 2017

EL FINAL

Finalmente en 1997 ese inventario fue adquirido de nuevo por la DMC dando paso a una serie de producciones limitadas que aparecieron a la venta con un costo de 57,000 dólares.

dmc-12

Prueba de estas producciones son las tres unidades que aun existen del DMC-12 bañadas en oro de 24k. Cada una con un valor de 150,000 dólares.

Nos queda claro que el automóvil, ahora objeto de culto, con tan sólo 9,200 unidades fabricadas, tuvo mas presencia en la pantalla grande que en la vida real.

Se dice que aún quedan alrededor de 6,000 unidades rodando, aunque uno nunca sabe; tal vez al son de “A dónde vamos, no necesitamos caminos, Marty” encontremos los 3,200 faltantes en el futuro… O tal vez, según la firma DeLorean, ahora basada en Texas, los veremos en el 2017, año en el que planean vender 300 de estos autos a un precio de salida de 100,000 dólares, apoyados en el acta de productores automotrices de bajo volumen, que es una ley que entre otras cosas, permite la viabilidad financiera para la fabricación de autos a pequeña escala.
dmc-12

La marca espera entregar estos autos lo más apegados al diseño del último producido en el 83, gracias a las partes originales que la compañía almacenó en una bodega de Belfast desde ese año.

Eso sí, ni el tocacintas, ni el súper motor de 130 caballos vendrán del pasado. La compañía ha anunciado que la nueva máquina que vendrá de un fabricante que se anunciará en el futuro será “Considerablemente mucho más poderosa”; ruedas más grandes, mejor sistema de frenos y tecnología de punta en absorción de impactos completarán el cuadro.

Así, el nuevo comprador tendrá en sus manos el auto con el aspecto original equipado con las tecnologías actualizadas.

PLATÍCANOS…
¿Qué era lo más te gustaba de este auto?
¿Te parece demasiado la cantidad de dinero que llegó a pagar por este vehículo?