No hay ninguna duda cuando decimos que las bicicletas siempre han representado una fuente de admiración y reflexión para la humanidad. Un ejemplo claro son las palabras del científico más conocido y popular del siglo XX, Albert Einstein, que decía: “La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibrio hay que seguir pedaleando”. Es tanta la admiración que genera este medio de transporte que las marcas de automóviles destinan grandes esfuerzos en materia de diseño y desarrollo para