C Coupé GTE: Volkswagen anticipa su sedán de lujo exclusivo para China

La marca alemana aplicó una estrategia de ataque contundente en el Salón de Shanghai, China. Inició con un cross a la mandíbula con el Scirocco GTS y remató con el uppercut del C Coupé GTE. Vale destacar que Volkswagen es una de las marcas que mejor performance de ventas tiene en el gigante asiático y, por eso, su presencia en el salón no podía pasar inadvertida.

Efectivamente, la marca alemana logró captar la atención con estos modelos en una muestra que se caracteriza por la gran cantidad de novedades, aunque la inmensa mayoría es “para consumo interno”. Entre ellas aparece justamente el C Coupé GTE un concept (estreno mundial) que representa un sedán de gran lujo que, a pesar de sus cuatro puertas (y más de cinco metros de longitud) ofrece un estilo de cupé.

La propulsión de este prototipo está a cargo de un sistema híbrido plug-in (enchufable). Se trata de uno de los accionamiento más avanzados conformado por un motor TFSI a gasolina de cuatro cilindros alimentado por inyección directa y turbo (ETI) que entrega 210 CV y trabaja conectado con un generador eléctrico de 124 CV. Entre ambos el sistema alcanza los 245 CV y un par motor sobresaliente de 500 Nm. La caja de cambios es automática de 8 velocidades.

La batería de iones de litio que alimenta al sistema está integrada en la parte trasera y se puede cargar mientras el auto está en movimiento (gracias al sistema regenerativo que transforma la energía de los frenos en electricidad y al motor naftero que funciona como generador) o mientras está estacionado conectándolo a un toma.

El C Coupé GTE puede funcionar en modo ciento por ciento eléctrico (hasta una velocidad de 130 km/h) condición en la que puede alcanzar una autonomía de 50 kilómetros.
Cuando funciona en modo híbrido el rango se extiende hasta los 800 kilómetros, pero con prestaciones dignas de un deportivo: 232 km/h de velocidad máxima y 8,6 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. En esta configuración las marcas de consumo son muy bajas ya que el gasto de combustible promedio es de 2,3 litros cada cien kilómetros.

El habitáculo es en este concept un ensayo de estilo. Se destaca por ofrecer cuatro plazas individuales cada una con sus correspondientes comandos para ajustas diferentes parámetros de confort, mientras que la instrumentación es completamente digital.
El modelo de serie que anticipa este concept será comercializado exclusivamente en el mercado chino.