Conduce tu auto y reduce el estrés

||

¿Sabías que conducir o salir a pasear en tu carro puede ser un remedio para el estrés? Sí, sabemos que típicamente se asume que manejar puede ser un detonador de estrés, pero lee esto y entérate de cómo tu automóvil puede convertirse en un aliado contra el estrés.

Más en Motorbit: Airbags externos, a un paso de la masividad

Sí, todos dicen que conducir pone los nervios de punta y manejar ha sido estigmatizado como una de las actividades más estresantes de la actualidad. Y esto puede ser verdad. Sin embargo, conducir puede ser también una actividad relajante.

Conducir puede ayudar a enfocarte

concentrado
Enfócate en una sola tarea

El mundo de hoy nos acostumbra y obliga a poner atención a muchas tareas y desarrollar más de una actividad al mismo tiempo. Naturalmente al cabo de unas horas o con el correr de los días, esto puede abrumarnos y convertir nuestra vida en un verdadero lío.

Ponerte al volante puede ser una excelente forma de enfocarte en una sola tarea. En teoría conducir exige alertar nuestros sentidos, sí. Pero cuando conducimos nuestros sentidos se concentran en una tarea, lo cual te ayuda a descansar del ajetreo diario.

La próxima vez que te sientas abrumado toma las llaves de tu auto y elige una ruta o date un tiempo de conducir por conducir, ya que no es lo mismo conducir para ir al trabajo o llegar a un compromiso, que conducir sin un fin aparente, por el puro placer de hacerlo. Enfócate en la acción de conducir y de esta forma tu mente regresará al poco valorado terreno de “una tarea a la vez”.

Meditar también puede suceder al volante

Tu auto es – o puede ser – un espacio para meditar. Para empezar, el interior de tu auto es un espacio muy personal y privado que da seguridad y tranquilidad. Por otro lado, contrario a lo que se piensa, la meditación no requiere ni exige estar sentado en posición flor de loto y con los ojos cerrados. La meditación se puede realizar en cualquier sitio y situación, por ejemplo el interior de tu auto.

Conducir en soledad permite sentir: tu cuerpo, tu vehículo y el camino. Si lo canalizas adecuadamente, puedes transformar los sonidos del auto en una repetición sonora relajante. Por ejemplo, el zumbido del motor puede ayudarte a concentrarte en el momento que vives. O bien el andar del auto en el asfalto puede servir como el sonido de la respiración y llevarte a un estado de tranquilidad. Esto no significa que te distraigas del camino, sino que lo vivas completamente y estés consciente de los elementos que te rodean.

Manejar te ayuda a alejarte del ruido

Que mejor forma de dejar atrás por un momento las distracciones humanas y tecnológicas de la vida diaria, que tomando tu auto y asaltar el camino. Estar a solas en tu carro puede ayudar a descansar de las multitudes hablando, gritando o corriendo. También te permite dejar atrás la computadora, el celular y la televisión.

Seguramente puedes recordar aquella vez en la que regresabas solo por la noche o de algún viaje cansado fisicamente y mentalmente y encendiste el radio o reproductor y de repente el auto se convirtió en una comunión entre la música y tu. O bien, dejaste que el silencio se hiciera presente y disfrutaste de la ausencia del ruido. Un lujo. Un paseo tranquilo con o sin música pueden hacer que al llegar a tu casa u oficina, te encuentres motivado, contento y tranquilo. Inténtalo.

El auto te regresa el control

conducir tranquilo 2
Manejar te devuelve el control

Si hay algo que nos estresa en estos días es tener la sensación de que no tenemos el control de nuestro destino. El trabajo, la familia, las obligaciones y responsabilidades sociales condicionan gran parte de nuestras decisiones.

Conducir te devuelve el control sobre tu entorno. Si así lo deseas, puedes procurar que tu auto sea un espacio de privacidad como ya lo dijimos y que es muy difícil conseguir en estos días. Tu auto es un espacio en el cual puedes encontrar una sensación de control pues tu decides cómo y a dónde ir, literalmente tomando el volante de tu vida. Nada más tranquilizante que recordar que nosotros tomamos decidimos nuestro camino.

La próxima vez que tomes tu auto, olvídate de esas voces que dicen y perjuran que el auto provoca tensión y ansiedad y tómalo como una oportunidad para liberarte de todo el estrés de la vida fuera de tu carro.

¿Qué opinas?

¿Recuerdas alguna ocasión en que conducir te haya ayudado liberarte del estrés?

Cuéntanos tu experiencia.