La industria automovilística es muy amplia. Cada día nacen nuevas empresas especializadas en ciertos elementos de un vehículo. La idea es desarrollar productos específicos para cada automotor que se comercializa, sin distinción alguna. Sin embargo, hay una tendencia que llama más la atención de las personas: el tuning.

El mundo de la ‘accesorización’ es muy amplio. Muchas empresas alrededor del planeta se dedican a fabricar componentes para cada tipo de vehículo, indistintamente de la marca. En muchos casos producen piezas que pueden ser usadas en un determinado ejemplar, mientras que en otros elaboran productos que se emplean en cualquier modelo.