Desde el instante en el que un vehículo sale del concesionario pierde valor.  Si a esto se le añade su uso constante, el desgaste de sus componentes y el deterioro de su estética, el costo del ejemplar se ve aún más reducido. Sin embargo, hay una salida a esta situación cuando el propietario lo quiere vender: revalorizarlo mediante un mantenimiento.

>Miles de quiteños cumplen con la revisión vehicular todos los años para circular sin inconveniente por la ciudad. Este proceso busca garantizar que los automotores cumplan con las normativas de seguridad y de contaminación vigentes. No obstante, no todos los autos cumplen de manera satisfactoria este paso. Esto se debe, principalmente, a que sus propietarios no les dieron el cuidado preventivo o paliativo necesario.

Sacar adelante una empresa no es una tarea fácil. Sin embargo, hay personas que nacieron para liderar en distintos frentes. Uno de ellos es Diego Ponce, gerente general de Mansuera. Este padre de familia, de 49 años, esconde detrás de su rostro una sonrisa sincera.

Un vehículo es una inversión a corto, mediano o largo plazo. No importa el instante en el que se lo venda, lo que vale es recuperar la plata ‘almacenada’ en ese bien. Pero hacerlo no resulta fácil cuando el estado mecánico del automotor no es el mejor. Es por eso que los especialistas en la industria recomiendan evitar daños importantes en el vehículo mediante el cuidado preventivo. Esto también le evitará gastos inoportunos.