Para la mayoría de la gente, manejar es una acción tan cotidiana como el desayuno o la entrada a la oficina. La conducción no es una tarea social, mucho menos recreativa y debe presentarse a las nuevas generaciones con mucho juicio porque su escasa madurez y poca información pueden desembocar en graves consecuencias.

A finales del siglo pasado la idea de una SUV deportiva era algo en lo que no mucha gente pensaba. Ya se había explorado esta posibilidad, pero no se había tenido mucho éxito. Un claro ejemplo de esto es la Lamborghini LM002, que era un vehículo todoterreno que utilizaba el mismo motor V12 de 5.1 litros con 450 caballos de fuerza que encontrábamos en el Countach; pero hubo un modelo que causó sensación y mantiene su legado: Porsche Cayenne.

La industria automovilística es una de las más competitivas en el mundo. No existe un gran auto sin un contendiente a su lado y eso ha creado rivalidades icónicas que han dado como resultado que cada modelo supere al anterior y busque ser mejor que su rival. Esta lucha de poderes nutre la competitividad y ha entregado al público modelos legendarios. Estas son las rivalidades automovilísticas más importantes de la historia.

General Motors, todavía el fabricante de autos más grande de los Estados Unidos pese a la venta de Opel en los meses recientes, acaba de realizar importantes anuncios de cómo irá renovando y reestructurando la gama de dos de sus principales filiales (chevrolet y Buick) en los meses venideros.