¿Compraste un vehículo usado, y aún no lo has puesto a tu nombre? O al revés, ¿vendiste tu auto y el nuevo propietario no hace este trámite, aunque se lo pides constantemente? Seguramente crees que no pasa nada, no es algo importante. Pero la realidad es que estás corriendo muchos riesgos al no hacer este traspaso. ¿Quieres saber cuáles? Aquí te lo contamos para que – si no lo has hecho ya – corras o insistas para que se haga

Tal vez no lo hayas visto de esta manera, pero tu auto, ese bólido que a veces traes rondando los 170 km/hr se encuentra en contacto sobre caminos que no otorgan mas que incertidumbre en cuanto a la integridad de su superficie, tan solo con cuatro áreas de contacto que, dependiendo de los neumáticos, muchas veces son poco más grandes que el tamaño de la palma de una mano.