||

Pese a que fue en la década anterior cuando los automóviles convertibles con techo duro cobraron fuerza, la idea no era nueva. El ingeniero norteamericano Ben P. Ellerbeck en 1919 ya experimentaba con la idea. Algunos años después, en 1922, logró crear un prototipo de sistema de techo duro retráctil operado manualmente, éste jamás llegó a producirse, pero estableció la base para lo que años después se convertiría en el primer auto de producción.

El sueño de muchos es poder comprar alguno de los coupés deportivos disponibles en México sin importarnos la versatilidad o comodidad, lo único que queremos es un auto que se vea bien y que sea rápido. Lamentablemente para conseguir un vehículo nuevo que cumpla con esas características hay que pagar una fuerte suma de dinero, pero no hay que olvidarnos del mercado de vehículos seminuevos.

La década de los 80 fue una época complicada para los amantes de la velocidad. Los fabricantes de autos estaban teniendo problemas para obtener las potencias deseadas de sus motores debido a nuevas restricciones ambientales que los obligaban a utilizar nuevos convertidores catalíticos que reducían notablemente la potencia de sus plantas de poder, hasta que llegó el Chevrolet Cavalier.