|

Para muchos, ir a la gasolinera es un suplicio porque se pueden enfrentar a un sinfín de peripecias las cuales resultan increíbles cuando se supone que todo se circunscribe nada más a estacionar el auto y recargar el depósito, pero no; aunque no lo creas hay días y momentos en los que cargar combustible se vuelve más eficiente.