A pesar del bajón en ventas que sufrieron los concesionarios, debido al incremento de impuestos y a la imposición de cupos en los últimos años, la pelea por vender más automóviles y encabezar el segmento de livianos se mantiene en el país. Las estrategias de cada fabricante se han ajustado al contexto nacional con el fin de lograr un relativo éxito comercial.

La industria automotriz está en constante evolución, se redefine todo el tiempo de acuerdo a las innovaciones tecnológicas que cada fabricante presenta periódicamente. Algunos cambios abarcan nuevos conceptos aerodinámicos, otros tecnológicos, de equipamiento o de confort. En fin, las transformaciones pueden variar ampliamente.

Los productos de procedencia china no contaban con la confianza de los ecuatorianos hasta la llegada de Great Wall. Esta firma asiática llegó al país para hacerle frente a las marcas tradicionales con sus modelos innovadores y asequibles. El Voleex C30 es prueba de ello.

Por las calles ecuatorianas han recorrido una infinidad de vehículos. Modelos de todo tipo: camionetas, automóviles, SUV, entre otros, se pasean por todo el país. Sin embargo, son pocos los automotores que han marcado la historia de la industria automotriz en el Ecuador.

La marca francesa Renault combina dos aspectos fundamentales a la hora de producir sus vehículos: elegancia y asequibilidad. La primera se ve reflejada en el diseño interior y exterior de cada uno de sus modelos, mientras que la segunda en los costos de venta de sus ejemplares. Esta dinámica busca satisfacer las necesidades de transporte de sus clientes de forma satisfactoria y eficiente.