|||

Érase una vez allá por 1953 cuando a alguien le nació la idea de echar a andar con dineros del erario, una armadora automotriz bajo el nombre de First Automobile Works, o FAW, como prefiera usted llamarlo, que no es otra cosa que una firma productora de autos chinos.