La compra de un vehículo usado puede llegar a convertirse en una ruleta rusa. Las personas adquieren autos basados en su apariencia estética y en la opinión de un mecánico, quien  lo revisa de forma breve. La rapidez de este proceso no garantiza que el estado del auto sea el mejor. Sin embargo, los ecuatorianos tienen a su disposición empresas especializadas con el servicio de asesoría automotriz.

Los autos reciben un mantenimiento cada cierto tiempo. Cambios de aceite, bujías, filtros, frenos, entre otros componentes, son revisados periódicamente. Sin embargo, existen otros elementos a los que no se les pone la atención necesaria. Uno de ellos es el parabrisas  (frontal o trasero).

Usar una manguera, escoba y jabón para auto ha sido el permanente procedimiento al que los ecuatorianos nos hemos acostumbrado al momento de lavar nuestro vehículo, técnica que se ha replicado de generación en generación. La otra típica manera es acudir a la lavadora más cercana para que realicen este procedimiento; tal vez, con herramientas profesionales. A pesar de todo, estas técnicas se han reemplazado con los años.