El tiempo pasa irremediablemente. Tus hijos pequeños crecen y en lugar de pedirte chocolates, ahora te piden que les enseñes a conducir. Aunque tú creías que este momento jamás llegaría, las excusas se están quedando cada vez más cortas y esa primera lección tras el volante es inevitable.