Koenigsegg es una de las marcas de autos más especiales que existe. Desde su fundación en 1994 se ha dado a la tarea de crear los modelos más rápidos posibles, sin importar los costos o incluso la estética. La marca sueca le ha dado un nuevo enfoque al término hiperdeportivo y parece que no planea detenerse pronto.