Cuando eras niño seguramente a tu papá se le ocurría hacer viajes relámpago en el coche poniendo como pretexto “aflojar la máquina” del auto, y cuando menos te lo esperabas ya estabas sentando en el asiento de atrás disfrutando de la carretera. Ahora que ya creciste es momento de tomar tu vehículo y disfrutar del primer puente vacacional del año. Pero ¿a dónde ir?