El gusto se rompe en géneros y cada uno de nosotros tiene uno propio. A unos no les atrae la idea de correr a altas velocidades, pero a otros sí nos convence, y gozamos en la búsqueda de adrenalina y vencer el reto de dominar un desarrollo mecánico de altísimas prestaciones.