La variante deportiva del Golf, que se denomina con la letra R, presentó una actualización con algunas modificaciones estéticas, mejoras de equipamiento, y unas de mayores novedades es que su motor 2.0 incrementó su potencia de 300 a 310 CV.