El Mini Countryman se estrenó la generación pasada para ampliar el portafolio de versiones del pequeño auto, que de pequeño ya no le quedaba nada. El Countryman hacía el Mini todavía más grande para acomodar a más pasajeros convirtiéndose en un tipo de SUV subcompacta, aprovechando las bondades que el chasis del famoso auto británico le podían dar.