Desde que se inventó la auto movilidad, se han atravesado caminos que distan mucho de lo que pudiera denominarse como transitables. Pendientes abruptas y arroyos secos por los que apenas se atrevería a circular un caballo se cuentan entre los obstáculos a vencer por cualquier auto 4×4 diseñado para superar estos caminos.

Generalmente cuando pensamos en un vehículo off-road nos viene a la mente un Jeep o una Land Rover. En algunos casos varias pick-ups también pueden ser buenos candidatos, pero rara vez pensamos en un Mercedes-Benz. Sin embargo la Clase G es uno de los mejores vehículos off-road que existen. Con este antecedente, hace algunos años la casa alemana decidió crear una versión extrema de su vehículo militar.

Lo que hace a un vehículo un auténtico todoterreno o 4×4, aparte de cualidades en su suspensión, neumáticos, ángulos de ataque, ventral y salida, es sin duda la posibilidad de moverse por zonas complicadas gracias a la tracción que ejercen en sus cuatro ruedas para afrontar cualquier tipo de terreno.