Las opciones de movilización en la ciudad son escasas: automóvil privado o transporte público. Ambas, acarrean beneficios e inconvenientes para los usuarios, dependiendo sus preferencias.