Seguramente has escuchado el término DSG o caja de doble embrague, pero al abordar un auto equipado con ella lo único que encuentras es, para fines prácticos, un vehiculo con caja automática: dos pedales y una palanca con letras en lugar de números.

Los autos franceses se han caracterizado siempre por presentar diseño diferentes y atrevidos, incluso a veces concentrándose más en cómo se ve el auto que en si hace bien su trabajo. Afortunadamente los tiempos cambian y la calidad de los vehículos franceses está a la par de cualquier otro, pero jamás olvidaron sus orígenes y el diseño sigue siendo uno de sus puntos más fuertes, como el caso del Peugeot RCZ-R.

Esta vez tocó el turno al poderoso sedán de la marca de Baviera en su versión M para la Serie 3. Se pueden escribir páginas y páginas referentes a los detalles de este auto, pero todo lo podemos definir en una sola palabra: Poder.