Con la victoria de José María López en la Carrera 2 de Shanghai, Citroën cierra con un 100% de efectividad su programa de WTCC de tres años, en los que ganaron todo lo que estuvo en juego con el piloto argentino. Mehdi Bennani fue campeón anticipado del trofeo de pilotos privados, también con un C-Elysée. Paradójicamente, Volvo ganó su primera carrera en el Mundial, postulándose como heredero de los franceses.