Recorrer el temible circuito de Nürburgring buscando ser el auto más rápido del mundo no es cosa fácil y es que el también llamado “Infierno Verde” representa uno de los retos más difíciles que no todas las marcas pueden afrontar. Pero lo que hizo el Alfa Romeo Giulia es notable y a continuación te diremos por qué.