Muy pocas personas, por lo menos el común de los mortales, tienen el dinero completo para poder pagar un automóvil de contado. Eso lo sabemos todos, y las compañías automotrices y bancos no son la excepción.