Durante el último año, varios investigadores han hecho hackeos significativos para demostrar las vulnerabilidades en la Jeep Cherokee y el Tesla Model S, pero resulta que no se necesitan sistemas computarizados complicados para tener un serio problema de seguridad al ser un vehículo hackeado.

La tecnología de autoconducción de Tesla está una vez más en el centro de atención por los motivos erróneos debido a un nuevo accidente en China. En Pekín, un Tesla Model S se impactó contra un vehículo estacionado mientras estaba utilizando el sistema Autopilot, convirtiéndose en el primer accidente conocido en China que inmiscuye al sistema de conducción semi-autónomo de la marca californiana.