Esta lista de modelos sobresale por diferentes motivos como su diseño, deportividad, tecnología, potencia e incluso de tener prestaciones prácticamente de competición, aunque también por ser algunos de los autos más caros del mundo.