La Federación Internacional del Automóvil (FIA) vive una época de fuertes cuestionamientos en general. Muchas de sus decisiones han generado consecuencias no previstas, y el modo de resolverlas ha sido doblar la apuesta y complejizar la Fórmula Uno a niveles absurdos.