El Lotus Elise es uno de los deportivos más emblemáticos que hay en el mercado. El pequeño auto sigue al pie de la letra la filosofía que ha caracterizado a la marca: no necesitas una potencia descomunal para hacer un auto rápido y divertido, sólo necesitas que pese lo menos posible.