Ford y José Cuervo, fabricante de tequila, se encuentran en desarrollo de un bioplástico basado en la fibra de agave, la planta con la que se produce la bebida blanca tradicional de México. El nuevo material tendría un gran potencial para cables y portaobjetos.