La utopía del tráfico inteligente está cada vez está más cerca de realizarse principalmente por los autos conectados que empezaron a equipar sistemas inteligentes y el universo de posibilidades que permiten las redes de comunicación inalámbricas.