||||

Fue en 1936 cuando el mundo conoció un simpático auto italiano que habría de marcar época y no solamente por su diseño, sino porque se le considera el padre de uno de los modelos que mayor pasión ha desatado a lo largo de su historia. Nos referimos al Fiat Topolino, el antecedente del 500.