Luego del escándalo de las emisiones en Japón, Nissan compró parte de Mitsubishi y se convirtió así en su accionista más importante. Se trata del 34 % del paquete accionario para el cual Nissan desembolsó 237.000 millones de yenes.