El Obsidian SG-One es una verdadera muestra del fanatismo por los autos deportivos. Se trata de un Mustang modificado en cuya preparación el propietario invirtió 1,3 millones de dólares. Además de las modificaciones estéticas suma un motor V8 6.4 biturbo que entrega 840 CV. Será subastado en el mes de junio.

Los chinos tienen su propia versión del Tesla S. Se llama LeSEE y es uno de los modelos más tecnológicamente avanzados del gigante asiático. Reemplaza los espejos por cámaras de monitoreo, y tiene asientos inteligentes que se amoldan al cuerpo, pantallas táctiles por doquier y conectividad inalámbrica a dispositivos móviles.