Los escuchadores de motores de Ford son operarios que se encargan de detectar, a través de los sonidos de los propulsores, posibles fallas técnicas. A pesar de la automatización de la industria, la compañía sigue apostando a la labor humana para el armado de un vehículo eficiente.

Es difícil encontrar un ejemplar que destaque dentro de un segmento tan competitivo como el de los subcompactos. Por esta razón los fabricantes se ven obligados generalmente a ofrecer modelos con poco equipamiento o menor calidad de materiales para mantener el precio lo más bajo posible. Pero este no es el caso del Mazda 2.