La idea de crear una vagoneta de un modelo existente de Chevrolet no es nueva, a mediados de los cincuenta la marca americana tomo su extremadamente popular Bel Air y lo convirtió en una vagoneta llamada Nomad que gozó de cierta popularidad durante sus tres años de fabricación, de 1955 a 1957, tanto que el nombre sobrevivió hasta la década de los 70.