Al más puro estilo de Francis Ford Coppola, la historia del Torpedo Tucker se llevó a la pantalla grande en 1988. La historia empieza en 1947, un poco después del final de la Segunda Guerra Mundial y para desgracia del desarrollo automotriz, solo duró tres años.