Si anotamos la fatiga y la falta de agudeza visual como los principales detonadores de accidentes nocturnos, no es ninguna sorpresa escuchar que según la Dirección General de Tránsito (DGT, en España), el 42% de los accidentes de tráfico en carretera se produce por la noche y trasladando estas cifras a territorio mexicano, podemos deducir que prácticamente los mismos números.