El motor V8 ha dominado por mucho tiempo el mundo de los autos de lujo por su cristalino y suave rugido con ese aullido que cohersiona todo su desempeño. Lamentablemente, las medidas para el control del consumo de combustible han provocado que los motores sean ahora de menor cilindraje, provocando que un V6 tenga un menor consumo que el igualmente poderoso V8.

Ya por fin tienes tu propio automóvil. Flamante, perfecto, justo lo que soñaste. ¿Te imaginas perderlo y que tu inversión se vaya a la basura? Mejor no lo pienses y sigue el siguiente paso responsable para disfrutar tu auto con todas las de ley, aseguralo.