A través de un decreto gubernamental, el presidente ruso Vladimir Putin busca su nueva limusina de traslado oficial. Para ello, se fabricará la Kortezh, un auto-tanque que intentará competir contra “La Bestia”, el auto más seguro del mundo de Barack Obama.