Para acompañar las andanzas de corte hillbillie de los primos Duke en su antesala a la pantalla grande, le llegaba el turno de debutar a la firma de Detroit. Era necesario un auto muy poderoso para lucir en los escenarios del condado de Hazzard, en la icónica serie ochentera “Los Dukes de Hazzard” y la elección no pudo ser más certera: El Dodge Charger R/T Modelo 1969.